Equipos
ozonoterapia


Sangiset

Ozono Médico

Ozonoterapia

Tratamiento Ozonoterapia

Propiedades biológicas
Productos Contacto Presupuesto Tienda

Introducción

Enfermedades

Aceites ozonizados

Circulación


Oxigenación

Antiradicales

Células piel

Revitalización


Sistema inmunológico

Germicida

Regeneración



























Subir























Subir























Subir
Introducción

Se presentan los principios de la bioactividad del ozono sobre la base de sus interacciones primarias con ciertas sustancias muy reactivas, presentes en todos los tejidos vivos. Se refiere la justificación para los efectos sistémicos del ozono vía metabolitos del ozono. Siguiendo las evidencias precedentes, también se presentan los principios que fundamentan la factibilidad de obtener tales metabolitos del ozono in vitro, mediante substancias modelo adecuadas, en condiciones de reacción precisas. El logro de tales metas puede ser alcanzado mediante la especial y controlada ozonización de ciertas sustancias naturales. Tales productos han sido sometidos a las pruebas fundamentales establecidas para la determinación de su bioactividad, estabilidad y toxicidad, para comprobar sus principales propiedades beneficiosas, así como su estabilidad e inocuidad. Algunas de sus propiedades, documentadas a través de experimentación a diferentes niveles, se presentan también.

Aplicaciones de estas sustancias ozonizadas para diversos tratamientos, así como las principales propiedades terapéuticas de la ozonoterapia pueden ser revisadas en la sección "Tests Clínicos con Derivados", en la cual se presentan un grupo de estudios clínicos controlados sobre varias aplicaciones de las sustancias ozonizadas. Incluyen datos sobre selección y distribución de la muestra, diagnósticos iniciales, resultados tabulados y conclusiones.

El Ozono es conocido como el Gas de la Vida, debido al papel básico que juega para hacer posible la existencia de los organismos vivos sobre la superficie de la tierra, gracias a la protección que brinda contra la radiación Ultra Violeta letal del sol. Sin embargo, y aún menos conocido, también el ozono médico, administrado correctamente ofrece a los organismos vivos aeróbios protección contra las perjudiciales oxidaciones por radicales libres (envejecimiento). De este modo, la ozonoterapia es capaz de revitalizar y estimular procesos enzimáticos naturales vitales, protectores y antiradicálicos de las células.

La Ozonoterapia es una tecnología médica muy valiosa, altamente útil en varios campos y contra muchas patologías (Mattassi R. 1981, Quiñones M., 1988, Kramer F., Santiesteban R. 1990, Rilling, S.1983).

El Ozono es un gas en condiciones atmosféricas normales, y muy inestable, debido a su alto nivel de energía. Esta es la razón de porqué esta tecnología conlleva la necesidad de equipos sofisticados para su generación, conducción y dosificación, así como instrumentos y procedimientos especiales para su manejo y administración (Viebahn R. 1983).

Las investigaciones en el campo de la Química (Gómez M. 1983, Viebahn R. 1975), Bioquímica (Rokitansky O. 1969) y los fundamentos de los efectos del ozono en sistemas biológicos descubrieron que la existencia del ozono como tal en cualquier sistema biológico es extremadamente breve, debido a la presencia en todos estos sistemas de varias sustancias esenciales que presentan reacciones muy rápidas con este gas. Ejemplos de tales sustancias son la amplia variedad de de ácidos grasos insaturados (UFA), presentes en practicamente todos los sistemas vivos, libres o formando parte de diferentes estructuras lipídicas. Sus dobles enlaces son capaces de reaccionar con el Ozono a velocidades de reacción del orden de 106 mole/Litro seg. Tales velocidades de reacción causan que, en presencia de tales clases de sustancias, la existencia del ozono será de sólo unas centésimas de segundo (Gomez, M. 1982).

Tomando en consideración las características mencionadas anteriormente, es fácil comprender que los efectos sistémicos de la ozonoterapia, así como la mayor parte de los efectos locales sobre los tejidos, deben lograrse a través de los productos de las reacciones principales, o sea, vía metabolitos del ozono. Estos metabolitos del ozono son los productos de las reacciones del ozono y/o la descomposición de los ozónidos en condiciones fisiológicas.

Tales metabolitos, provenientes de rupturas de cadenas en los ácidos grasos insaturados, son similares a los peróxidos lipídicos endógenos. Estos son de cadena más corta, y consecuentemente de menor peso molecular y mayor carácter hidrofílico. Por ello, son más capaces para penetrar las membranas celulares. La llegada de tales moléculas a la fase citosólica produce la activación de la glutatión peroxidasa, que las reduce a alcoholes, a expensas del glutatión reducido (GSH), el cual es, a su vez, oxidado a glutatión (GSSG). Este paso transcurre con una diferencia energética de 280 mV y facilita un flujo protónico para las reacciones acopladas. Al mismo tiempo, también la glutatión reductasa se activa para regenerar el GSH a expensas del NADPH. Estos descubrimientos estan soportados por determinaciones in vivo durante ensayos experimentales en animales y humanos, así como en ensayos ex vivo, relacionados con los efectos protectores producidos por los metabolitos del ozono en órganos sometidos a procesos de isquemia-reperfusión.

Para neutralizar el stress oxidativo, la relación GSH«GSSG en el citoplasma se mantiene en un valor de cerca de 97,4 : 1 por la glutatión reductasa activada, acoplada con el sistema NADPH«NADP. Así, ocurre proporcionalmente un aumento correspondiente de la producción de NADPH. La vía principal de producción de NADPH esta constituída por el shunt de la vía de las pentosas de la glicolisis, y por ello, la misma glicolisis se acelera también, acelerándose así la producción de ATP, causando un incremento de la disponibilidad de energía para las células.

La consecuente aceleración del recambio del GSH y la glicolisis es la consecuencia final del efecto de los mencionados hidroperóxidos de cadena corta. Estos efectos producen también mayor disponibilidad de energía para las células en forma de ATP. También la producción de 2,3-DPG aumenta, aumentando así la liberación de Oxígeno a partir de la oxihemoglobina, incrementando por ello la oxigenación tisular.

Es conocido que el aumento en la disponibilidad y velocidad de recambio del GSH en las células es un factor importante para la efectividad de los mecanismos que protegen a las mismas contra radicales libres y peróxidos. Además, también es conocido que el sistema redox dependiente del GSH esta también básicamente involucrado en otros importantes procesos, como:

Protección de las enzimas tiólicas microsomales y la catepsina.

Protección de la exokinasa (en condiciones de baja concentración de GSH esta enzima reduce su actividad y así disminuye también la síntesis de ATP).

Participación en los procesos de respiración de los nucleos celulares a través del sistema GSH-ácido ascorbico.


También el GSH esta determinantemente involucrado en procesos básicos de detoxificación celular como:

Reacción Glioxálica (hydratación de substratos cetoaldehídicos, inactivación del aldehído pirúvico a ácido láctico, síntesis de porfirinas de g-dioxivalerato).

Secuencia catabólica aminoácidos aromáticos.

Dehidrogenación de formaldehido a ácido fórmico.

Detoxificación a través de biosíntesis de ácidos mercaptúricos con bajo consumo de ATP.


Y en síntesis proteica:

Suministro trans membrana de aminoácidos a través de g-glutamil-transpeptidasa de membrana.

Promoción de la reducción de ribonucleotidos-deoxiribonucleotidos a precursores del DNA.

Estimulación de la propia síntesis de DNA.

Mantenimiento de la estructura doble hélice del DNA, matriz de síntesis proteica.